Trasfondo

go to english version


Orden de Lectura

  1. Los Clanes
  2. El Despertar
  3. El Mundo de Kensei
  4. Las Cenizas del Imperio

Al principio no había nada. Del negro silencio nació la luz y la oscuridad y de ellos los dioses y demonios, destinados a habitar juntos en el Ama, el reino celestial, manteniendo así el equilibrio universal. Pronto ese equilibrio se vio quebrado. Los dioses, creyéndose los primeros de la creación, iniciaron La Gran Guerra tras la cual los demonios fueron expulsados al Jigoku, el reino infernal, lugar desde donde gritan desesperados buscando venganza. 

Al ver las tierras celestiales libres de la mácula demoníaca, Aramasu lloró de alegría. Esas lágrimas cayeron en el mar y dieron lugar a las islas de Hymukai, “tierra bañada por la luz”. Los dioses consideraron esas islas como terreno sagrado, pues habían nacido de la propia diosa, así que decidieron hacer de esta tierra el baluarte de defensa en la futura guerra contra los habitantes del Jigoku”

Así empieza la historia de Kensei, el nuevo wargame de miniaturas que transcurre en Hymukai, un fantástico mundo basado en el japón feudal. En el, descubrirás la historia de la familia imperial, de la traición, del amor, de la guerra y de la muerte. ¡Elige uno de los clanes a tu disposición y lucha por hacerte con el poder!

El Mundo de Kensei

Hymukai, las Islas Dragón, es la tierra donde la historia de Kensei se desarrolla.

El cuento de “Una Breve Historia de Hymukai” recoge algunos de los eventos más importantes ocurridos desde el nacimiento de Hymukai hasta nuestros días y que han llevado a la actual distribución de provincias, clanes principales y personajes que habitan las islas.

Ese tiempo forjó el “Mapa Político de Hymukai“. Este trasfondo recoge un rico glosario de eventos y descripciones de cada región.

Clans

KUGE

Los Kuge se consideran a sí mismos la cabeza del gobierno. Desde antaño habían dominado las rutas comerciales y las relaciones diplomáticas de modo que la mayoría de las grandes ciudades se encontraban bajo el dominio de las familias Kuge. Se consideran honorables por el mero hecho de llevar sangre divina en sus venas y están seguros de no tener que demostrar su honor. Por ello, no dudarán en usar métodos deshonrosos para alcanzar sus metas. Son especialistas en la intriga y en el uso de ninjas, que se amparan en la oscuridad para llevar a cabo sus planes.

BUKE

Los Buke han protegido y cultivado durante siglos las tierras de las islas, rindiendo vasallaje al Emperador. Eran considerados los brazos del Imperio; la fuerza y la espada. La mayoría de ellos eran samuráis rurales, una clase inferior a los Kuge que los desprecian por ello Estos samuráis son duros luchadores, curtidos en la vida en las montañas y se rigen por un ancestral código del guerrero, el Bushido. Desde pequeños son entrenados en el arte de la espada y consideran deshonroso el uso de las armas de fuego extranjeras. Son grandes jinetes y arqueros; unos de los más temibles guerreros de todo el Mundo Intermedio.

SOHEI

Los Sohei se consideran a sí mismos el corazón del imperio. En las Islas del Dragón los Sohei siempre han sido un poder aparte, guardando sus privilegios frente a los Kuge y los Buke. Durante siglos han entrenado a monjes guerreros con los que se defendían de cualquier intrusión que considerasen contraria a su modo de vida o a su moral.Cuando el conflicto entre los Kuge y los Buke empezó a arrasar los campos, los campesinos, desamparados, comenzaron a buscar refugio y suplicar la ayuda de los monasterios y templos Sohei. Al contemplar el sufrimiento del pueblo comenzaron a posicionarse de su lado, “en defensa de los intereses de los más desfavorecidos”. Después comenzaron a predicar sobre una nueva era de oscuridad y sobre la necesidad de protegerse contra ella. De este modo fueron adquiriendo poder y atrayendo a más y más gente que encomendaba sus almas a los Kami del templo en cuestión. Impusieron sus  propias reglas sobre sus territorios, basadas en la religión y dejaron de cumplir la Ley Imperial.

OTOKODATE

Para Otokodate, el tiempo de los samuráis y la aristocracia ha acabado y una nueva clase se yergue entre las cenizas de antiguos clanes que han desaparecido a causa de la guerra. Muchas ciudades puerto se han levantado contra sus señores declarando su independencia y la de las tierras circundantes. Estas nuevas regiones son gobernadas por antiguas familias de comerciantes de Hymukai que han aprovechado el vacío de poder creado por la desaparición y debilitamiento de muchos de los señores.Los comerciantes siempre han sido considerados una clase deplorable por los samurái, que han cometido toda clase de excesos contra ellos. Ahora con el fin de evitar los cada vez más constantes pillajes y ataques se han organizado en clanes familiares llamados Otokodate. Éstos tienen como principal fin garantizar la seguridad y el comercio, expandiendo su poder como una red de la que no puedan escapar sus enemigos. Ante las constantes amenazas han creado sus propios ejércitos, con los cuales defienden las nuevas leyes instauradas a su conveniencia.

KUROI-TE

Un enorme ejército de criaturas no-muertas avanza de manera lenta e implacable sobre las tierras de Hymukai. Entre sus filas se encuentran esqueletos de samuráis y ashigarus cuyo mon nadie es capaz de reconocer. Criaturas y abominaciones salidas del Jigoku les acompañan guiados todos por espectros intangibles cuya vacía mirada provoca terror a todo aquel que se atreva a hacerles frente.No hacen ningún ruido al caminar, ningún grito, ninguna arenga, sólo el entrechocar de las armaduras con los huesos y la carne putrefacta. Por allá donde pasan las plantas se marchitan y los animales huyen aún cuando están a millas de distancia.El mon que ondea los estandartes de este ejército maldito del Jigoku es una mano esquelética, con los dedos negros abiertos. Los habitantes de Hymukai al ver este mon y los terribles seres que lo portan los han llamado “Kuroi-te” (la mano negra).

HATTORI

Dentro del clan Kuge se encuentra un clan menor de cortesanos y artistas, los Hattori. Sus obras son reconocidas y respetadas por todo Hymukai, viajando de punta a punta de las islas mostrando su arte. Lo que nadie sabe es que, en realidad, los Hattori son ninjas. Este grupo militar de espías y asesinos de élite no son más que leyendas y rumores de hoguera para los habitantes de Hymukai, pero la realidad es que son el brazo ejecutor de los designios Kuge. Últimamente los Hattori se han hecho más visibles y peligrosos que nunca, y sus asesinatos se han vuelto más sangrientos y terroríficos de lo que jamás habían sido.

Esta situación no gusta en el clan Kuge. La preocupación es máxima al descubrir la existencia de auténticos ejércitos ninja preparados para ir al campo de batalla y cómo criaturas infernales, los Shikomi, los acompañan en ellas.

NAMBAN

Últimamente, la presencia de extranjeros ha aumentado exponencialmente. Estos Namban dicen querer comerciar solamente pero sus armas de fuego y sus predicadores de la nueva religión son algo que inquieta de sobremanera a los daymio de Hymukai. Sus poderosas armaduras, sus cañones y sus extrañas lanzas y espadas los pueden convertir en rivales terribles.

WAKO

Pero de lo más profundo del océano no solo llegan extranjeros. Decenas de barcos piratas Wako están acechando las costas de Hymukai. Sin nada que perder y mucho que ganar estas bandas de saqueadores no dejan títere con cabeza a su paso y su pillaje parece que solo acaba de empezar. Dirigidos por su malvado líder Turgot pretende teñir de sangre toda la costa de las islas Dragón.